Paseando por la Ciudad de la Luz
Aquí la meta description
299
post-template-default,single,single-post,postid-299,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Paseando por la Ciudad de la Luz

En los últimos años, la ‘Ciudad de la Luz’ se ha convertido en uno de los destinos estrella del sur de Europa. Se trata de una ciudad vibrante, joven, histórica y multicultural. La esencia viajera de los portugueses está impregnada en sus calles, avenidas, plazas y cuestas.

miradores, callejones, recovecos, patios y parques. Aquí vemos un café francés, allí un pequeño restaurante mozambiqueño y más allá un hostal regentado por unos gallegos.

Las blancas piedras que dan forma al centro histórico de Lisboa son las causantes de que reciba el nombre de ‘Ciudad de la Luz’, otorgando a las calles alegría y una majestuosidad que nos transmite ‘saudades’ del imperio que una vez fue la mayor fuerza marina sobre la faz de la tierra.

Y si Lisboa está teniendo tanto éxito, es porque disfrutar de sus virtudes es razonablemente barato. Una pareja puede pasar la noche en uno de sus hoteles por menos de X. Si queremos llenarnos la barriga con una de las millones de recetas de ‘bacallau’, lo podremos hacer por unos diez euros. Incluso menos si buscamos bien.

Pero Lisboa no es solo comer y pasear. Entre los monumentos que nos ofrece está la Catedral de Lisboa, el Castillo de San Jorge, la Torre de Belém, el Monumento a los Descubrimientos y, sobre todo, el Monasterio de los Jerónimos. Este edificio, fundado en 1501, fue encargado para conmemorar el regreso del explorador Vasco de Gama. Está diseñado en estilo ‘manuelino’, una arquitectura portuguesa que bebe del gótico tardío y del renacimiento. Aquí están enterrados varios reyes de Portugal.

Pero el valor añadido de venir a la capital de Portugal, que no tiene ninguna otra ciudad de Europa, es el de estar en Portugal, uno de los pueblos más acogedores con el viajero del mundo. Los lusos tienen la virtud de hacerte sentir como en casa en todo momento, algo que para un turista es difícil de encontrar en muchas ocasiones. Por unos 50 euros Ryanair os lleva de Madrid y Lisboa. Tras un par de atardeceres paseando por sus blancas calles, ya os habréis enamorado de la ‘Ciudad de la Luz’.

 

 

Low Cost

Valor arquitectónico

Valor paisajístico

Valor histórico y cultural

Gastronomía y ocio

Clima

 

hola
hoka2

hola jaime

uno

dos
tres
cuatro
cinco